Cómo pensar en inglés

Inglés

 

 

Pensar en inglés desde el inicio de tu proceso de aprendizaje, es la mejor manera de asimilar el idioma. Con el paso del tiempo, todo será tan natural que no tendrás que recordar las reglas ni la pronunciación, no tendrás que traducir y podrás comunicarte de una forma más fluida desde el minuto cero. A continuación, te proponemos 5 pasos para que lo consigas:

1. Empieza pensando en palabras individuales
Aprovecha cada día, algún momento en el que estés en blanco y sin hacer nada. Empieza en cuanto vayas aprendiendo palabras, seguro que puedes observar tu entorno e ir nombrando objetos o acciones simples que realices. Puedes hasta convertirlo en un juego, ganar puntos y darte un premio cada vez que lo logres. 

2. Improvisa conversaciones
Elige un tema e invéntate algo de lo que hablar. Un tema fácil y cotidiano es ir a un restaurante e imaginarte la conversación con el camarero:
Waitress: “Hello, and welcome to our restaurant. Do you know what you’ll be ordering?” (Camarera: “Hola y bienvenido a nuestro restaurante. ¿Sabes qué vas a pedir?).
You: “I’m not sure yet. What do you recommend?” (Tú: No estoy seguro aún. ¿Qué me recomiendas?).
Waitress: “If you like vegetables, our dish of the day is fantastic.” (Camarero: Si te gustan los vegetales, nuestro plato del día está fantástico).
You: “I’ll have that, then.” (Tú: Entonces pediré eso).
Improvisa variantes de conversaciones, de este tema u otro. Una ventaja de este ejercicio es que puedes hacerlo en cualquier lugar.

3. Narración de tu vida diaria
Conviértete en tu propio narrador. ¿Qué quiere decir esto? Pues debes empezar a contar tu historia. Piensa que estás dentro de una película que habla de ti, y tú la narras. 
Un buen ejemplo sería: “It’s morning. She wakes up and rubs her eyes, preparing to face the day. She makes herself a tea, and wonders what she should wear today.” (Es de mañana. Ella se levanta y frota sus ojos, preparándose para enfrentar el día. Ella se prepara un té, y se pregunta qué debería ponerse hoy). Puedes hacerlo en tercera o primera persona, como prefieras. Describe todo lo que te pasa, lo que haces, cómo te ves y qué piensas. Así usarás palabras de uso cotidiano y frases completas.

4. Ponte creativo
Sobre todo, cuando no sepas cómo se dice algo en inglés. Si no sabes cómo continuar una conversación no interrumpas el momento para buscar el significado en un traductor o diccionario, pon en marcha tu creatividad. Hay más de una forma de expresar pensamientos, no te bloquees. Si quieres decir que se te han perdido las llaves, pero no sabes que la palabra es “key”, podrías decir: “I can’t get into my house, I lost the thing you use to unlock the door” (No puedo entrar a mi casa, se me perdió la cosa con la que se abre la puerta). No hagas trampas, y empieces a hablar en español. Piensa en otras palabras para decir lo mismo. Esto te resultará de ayuda cuando te enfrentes a una conversación real.
Si no te acuerdas de una palabra puedes decir que “es parecido a”, o “lo opuesto de”, “que se usa para”, “es lo que se hace cuando” …

5. Amplia tu vocabulario
Cuando te encuentres con palabras que no conoces, apúntalas y revisa su significado (pero no en el mismo momento). Al final del día, consulta todas las dudas y averigua su definición. Así poco a poco, mejorarás tu léxico. Una vez vas acumulando palabras nuevas, debes esforzarte en usarlas en tus conversaciones (y mentalmente, claro). Una buena forma de conseguirlo es agrupando términos y esforzarte por usarlos cada día.

Con estos 5 pasos podrás empezar a potenciar tu aprendizaje y te abrirán la mente para pensar en inglés.